Suscríbete a nuestro boletín
La Asamblea se reunió, sesionó, y dijo NO a la mina de Almaden Minerals en Ixtaca

Desde muy temprano, apenas clareaba el cielo en sus comunidades, la gente se organizaba para abordar los vehículos, algunos en coche, otros en camionetas y otros más en autobuses emprendían el camino hacia la comunidad de Santa María Sotoltepec, en el municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla. El domingo 23 de junio ya los esperaba en Santa […]

AUTOR: CCMSS|02/07/2019

Desde muy temprano, apenas clareaba el cielo en sus comunidades, la gente se organizaba para abordar los vehículos, algunos en coche, otros en camionetas y otros más en autobuses emprendían el camino hacia la comunidad de Santa María Sotoltepec, en el municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla.

El domingo 23 de junio ya los esperaba en Santa María una gran lona y un templete instalado por los anfitriones de la comunidad con una consigna en común: sí al a vida, no a la mina.

Con canastas llenas de tamales y tortillas y garrafones de agua y atole, las personas fueron tomando sus lugares para celebrar la XXIX Asamblea de los Pueblos Maseual, Tutunaku y Mestizo de la Sierra Norte de Puebla por la defensa del territorio. Esta magna reunión congregó a mujeres, hombres, jóvenes y niños de más de 150 comunidades de 25 municipios de la Sierra de Puebla y Veracruz, así como de otros 10 estados de la República mexicana.

La inminente amenaza de la imposición de un megaproyecto minero en Ixtacamaxtitlán, propiedad de la canadiense, Almaden Minerals, fue el centro de esta asamblea pública de comunidades y pueblos, debido a que pone en riesgo la vida de los poblados de la región por la falta de agua que provocará el acaparamiento de este recurso por parte de la minera, así como la contaminación con metales pesados y cianuro del suelo y los acuíferos por los procesos de lixiviación para la extracción de oro y plata.

Uno de los afluentes más importantes que abastece al río Tecolutla, que desemboca en el Golfo de México, es el río Aculpo, que escurre de los cerros en dónde se instalará la mina.

Aunque la minera no cuenta con el permiso para la extracción de minerales, ya que se encuentra en proceso de revisión su Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ya lleva más de 10 años haciendo trabajos de exploración en el territorio, ha instalado barrenos y otra infraestructura que les ha permitido comprobar la presencia de oro y plata en esos terrenos.

Esta fase de exploración ya ha causado afectaciones a los pobladores más cercanos al predio del proyecto, como a la señora Elvia García, habitante de Santa María Sotoltepec, quien a lo largo de toda su vida se ha dedicado a la producción agrícola junto con su esposo.

Al tomar la palabra en la Asamblea comparte que “la agricultura nos ha dado de comer y otros ingresos que nos han permitido sacar adelante a nuestros hijos. Mis dos hijas pudieron estudiar su licenciatura. Nosotros vivimos de la tierra, no del oro y la plata.”

Lamenta que haya gente que “crean que la minera vaya a resolver las vidas de las personas del pueblo, porque lo único que va a hacer el proyecto minero es acabar con el agua de la región, de hecho, mi predio ya se quedó sin agua con la exploración que ha hecho la minera. Debido a estas actividades perdimos toda nuestra cosecha, habíamos invertido muchos de nuestros recursos en sembrar una hectárea de ajo, pero por la falta de agua que ocasionaron las actividades de exploración de la minera con la instalación de barrenos, todo se perdió.”

Esta Asamblea lleva más de cinco años reuniéndose de manera periódica para compartir experiencias y estrategias para la defensa de los territorios frente a estas amenazas que significan los megaproyectos extractivos como la minería, el fracking, los ductos de hidrocarburos, las represas, los monocultivos agrícolas, la ganadería extensiva, entre otros.

En este contexto, los oradores compartieron con los pobladores de Ixtacamaxtitlán lo dañina que es la minería a cielo abierto, por la contaminación del ambiente, la división y enfrentamiento de la población, el despojo de los territorios de las comunidades, la criminalidad y la falsedad de las promesas de este tipo de empresas, que en otras regiones del país ya han “saqueado los recursos y se han ido sin dejar ningún beneficio para la población”.

Así, cuando el cielo comenzó a oscurecer por las nubes que anunciaban la caída de una tormenta, en mitad de la tarde, la XXIX Asamblea de Pueblos Masehual, Tutunaku y Mestizo tomó una serie de acuerdos que “serán estratégicos para la defensa de nuestros pueblos y territorios.”

A continuación, reproducimos el pronunciamiento de la XXIX Asamblea celebrada en Santa María Sotoltepec, el domingo 23 de junio de 2019:

También te puede interesar